La diócesis se suma este domingo a la V Jornada Mundial de los Pobres convocada por el papa Francisco | Evangelización Valencia

Arzobispado de Valencia

¿Dónde estamos?    |Contacto  | Tel. 96 315 58 80

La diócesis se suma este domingo a la V Jornada Mundial de los Pobres convocada por el papa Francisco

La diócesis de Valencia se sumará este domingo a la V Jornada Mundial de los Pobres, convocada por el papa Francisco para toda la Iglesia, que se celebrará este año con el lema “A los pobres los tienen siempre con ustedes”, a los que el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ofrecerá la misa de este domingo, a las doce del mediodía, en la Catedral.

Este año, en su MENSAJE el Papa invita a “no perder nunca de vista la oportunidad que se ofrece de hacer el bien” y recuerda que aunque la presencia de los pobres en medio de nosotros “es constante, no debe conducirnos a un acostumbramiento que se convierta en indiferencia, sino a involucrarnos en un compartir la vida que no admite delegaciones”.

La Archidiócesis de Valencia, el pasado año, en el contexto de dificultad por la pandemia, atendió a 94.671 personas en un total de 499 centros, y de ellas, un total de 62.534 personas, en situación de vulnerabilidad y en riesgo de exclusión, fueron las beneficiarias de las ayudas de Cáritas, entre las que figura la partida destinada al pago de recibos de luz, agua y gas así como para vivienda y alimentos para familias afectadas por la pandemia.

Estas atenciones de la entidad caritativa significaron un 26,3 por ciento más que el año anterior, mediante acciones y programas de apoyo y acompañamiento a personas vulnerables y a nuevos perfiles asociados a la pandemia, como las familias que se quedaron sin empleo ni prestaciones o afectadas por ERTE. Entre los atendidos figuran 16.199 menores atendidos por las Cáritas parroquiales y en otros proyectos de la entidad.

Asimismo, un total de 176 personas se beneficiaron de las 47 viviendas cedidas por Cáritas a familias vulnerables, migrantes y refugiados y personas sin hogar; y 202 pasaron el confinamiento y los meses de invierno en el Centro San Esteban que ha ampliado sus meses de apertura, hasta marzo de 2022, motivo del 60 aniversario de Cáritas Valencia.

Igualmente, Cáritas acompañó a más de 1.426 personas, a lo largo de 2020 en la búsqueda de empleo en la diócesis de Valencia, de las cuales, un total de 808 lograron una inserción laboral.

Junto a Cáritas Valencia, en la diócesis de Valencia, numerosas entidades, congregaciones religiosas y parroquias prestan su ayuda a personas con escasos recursos y dificultades económicas, que durante el contexto de pandemia han tenido que reforzar sus servicios.

Otras entidades en la diócesis que ofrecen su ayuda

Entre otras entidades destaca también la Orden Hospitalaria de Sant Joan de Déu que el año pasado realizó 263 atenciones a personas en situación de sin hogar y en situación de exclusión social, además de las plazas que ofrece su albergue y en su red de 14 viviendas; y también la Ciudad de la Esperanza (CIDES) permanece plenamente operativa en Aldaia (Valencia) donde atiende a un total de 140 personas sin hogar y en riesgo de exclusión social.

También figura, entre otras, Villa Teresita, institución de la Iglesia dedicada a la ayuda y promoción de personas en situación de exclusión social, preferentemente mujeres en exclusión, en situación de prostitución y/o víctimas de trata en Valencia; la Fundación Mare de Déu dels Innocents i Desamparats, MAIDES, que atiende a personas con enfermedad mental grave y en riesgo de exclusión social; la Orden de Malta, que ofrece alimentación y ropero actualmente a 90 familias así como desayunos solidarios a personas sin hogar; y la Asociación Apostolado de la Divina Misericordia de Valencia que promueve la práctica de obras de misericordia y colabora en proyectos orientados a paliar necesidades básicas de personas desfavorecidas.

Igualmente, entre otras entidades que han redoblado esfuerzos figura la Asociación Amigos de San Antonio, que continúa con el legado que dejó el religioso capuchino Fray Conrado. En la céntrica calle Cirilo Amorós, la entidad entrega, todos los martes primeros de mes, alimentos a unas 200 personas.

Asimismo, en la parroquia de San Josemaría Escrivá, ubicada junto al Hospital Arnau de Vilanova, también reparten alimentos los martes. Así, entregan alimentos a los usuarios del Centro Social de la parroquia ya que las necesidades tras la crisis sanitaria, el confinamiento, las restricciones y los ERTE “se notaron pronto entre los más vulnerables”.

También figura el proyecto “Tocan a mi puerta” de la parroquia San Miguel de Soternes de Mislata, impulsado por la delegación de Migraciones del Arzobispado y la Cáritas parroquial de San Miguel de Soternes de Mislata. Ante las necesidades económicas como consecuencia de la pandemia, atendió durante 2020 a más de 726 personas en situación de exclusión social de 27 países diferentes.

Por su parte, las religiosas de la congregación de Madres Desamparados y San José de la Montaña también realizan reparto de comida a las puertas de la iglesia de su Casa Generalicia en Valencia.

Fundación Pauperibus, creada por el Cardenal

Igualmente, la Fundación Pauperibus fue promovida por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, para asistir las necesidades esenciales de personas en situación de vulnerabilidad por la pandemia.

De esta manera, todo lo recogido de donaciones es destinado para los pobres y administrado por Cáritas, para atender las necesidades más perentorias, como son la comida, la vivienda, la luz y los medicamentos.

El Arzobispo de Valencia anunció la creación de la Fundación diocesana Pauperibus, en favor de los pobres y contra la pobreza, a la que se destinan bienes patrimoniales propiedad de la diócesis de Valencia y abierta a donaciones, también de bienes y dinero efectivo, por parte de particulares.

La Jornada Mundial de los Pobres en un Iglesia sinodal

Las palabras del papa Francisco en su mensaje con motivo de esta jornada, “adquieren además este año una llamada especial a tomar conciencia de la realidad que vive cada persona en situación de pobreza, exclusión y necesidad, justo cuando acaba de comenzar el Sínodo ´Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión`, en el que se abre un nuevo tiempo de discernimiento y revisión de nuestro seguimiento de Jesús como Pueblo de Dios”, como recoge la Conferencia Episcopal Española (CEE) que en España organiza la Jornada Mundial de los Pobres junto a Cáritas.

Por ello, “se invita a que ambas convocatorias sean “una nueva oportunidad para tomar conciencia acerca de cómo caminamos juntos como Iglesia plural y diversa que somos, y para cuestionarnos sobre cuál es el nivel de participación de quienes habitualmente son menos tenidos en cuenta en los espacios de reflexión, toma de decisiones y celebración”.