Manos Unidas Valencia construye una escuela en Etiopía para 300 niños sin recursos | Evangelización Valencia

Arzobispado de Valencia

¿Dónde estamos?    |Contacto  | Tel. 96 315 58 80

Manos Unidas Valencia construye una escuela en Etiopía para 300 niños sin recursos

Manos Unidas Valencia desarrolla un proyecto que facilitará el acceso a la educación primaria en una zona rural de la región de Buccama, en Etiopía, con la construcción, equipamiento y puesta en marcha de una escuela para tres centenares de escolares de familias sin recursos.

Además, este proyecto “ha servido como ejemplo para explicar nuestra labor en muchos colegios de nuestra diócesis de Valencia, que prestan su colaboración a nuestra entidad y cuyos alumnos trabajaron sobre este proyecto, y después les enviamos una carta de agradecimiento, un diploma y un cómic”, han indicado desde Manos Unidas Valencia.

El nuevo edificio será construido en Buccama, junto a la escuela de preescolar, para que los alumnos puedan completar la educación, han añadido.

El edificio constará de cuatro aulas y una biblioteca, además de un bloque con despacho para el director y la sala de profesores, con la instalación también de muebles y equipos. Además, se construirá un bloque con letrinas separadas para niños y niñas.

El proyecto incluye emplear a profesores y personal no docente que se ocupe del centro. El socio local de Manos Unidas en la zona se ocupará con los salarios del personal y los beneficiarios de la escuela contribuirán con su mano de obra para la construcción, para la que se usará material local.

Las religiosas de la congregación Misioneras Franciscanas de Nuestra Señora llevan muchos años regentando una clínica en Buccama, frecuentada especialmente por madres y niños, y por gente que padece elefantitis, VIH/Sida y otras enfermedades. También gestionan una escuela de preescolar con 147 alumnos, pero al acabar el último grado, los niños no pueden continuar la enseñanza primaria.

Los beneficiarios directos son los 291 niños que se matricularán en el primer ciclo de educación primaria que se ofrecerá en la escuela. Son niños de familias pobres y muchos no tienen acceso a la educación primaria porque su familia les necesita para ayudar en las tareas domésticas, para recoger agua y para cuidar el ganado.

Las niñas van a la escuela hasta que cumplen los 14 años, pues a esa edad tienen “valor” como dote para la familia, ya que las casan muy jóvenes. Aunque el abandono escolar es muy alto, tanto en niños como en niñas por la necesidad de contribuir a la economía doméstica, es muy alta la demanda de educación primaria de calidad en la zona.

La contribución local al proyecto será del 17 por ciento del coste total mientras Manos Unidas Valencia aportará el otro 83 por ciento.